La automatización del almacén y cómo gestionarla

La automatización del almacén y cómo gestionarla

El uso de la Tecnología es uno de los "diez drivers del éxito empresarial" que rigen la gestión de las organizaciones modernas. La Visión Estratégica de la que se desprenden los objetivos empresariales define en primer lugar lo que se denominan "Líneas Estratégicas y Competencias Clave" (Norton & Kaplan) que serán las que determinen dónde la tecnología debe ayudarnos para alcanzar esa Visión Estratégica.

Las Líneas Estratégicas identifican las áreas en las que la organización debe enfocarse y son aquellas que más contribuyen al logro de la Visión, mientras que las Competencias Clave serían aquellas cosas que debe saber hacer la organización y que sean diferencialmente mejores que los demás para cumplir con la Visión. Estas Competencias deben además determinar la Ventaja Competitiva.

Todos hemos oído hablar de la famosa curva de Calidad-Coste, sin embargo...¡está incompleta!

Para tomar en consideración la Inversión en tecnología, debemos saber que nuestros procesos la necesitan para mejorar. Invertir para no extraer de la inversión el máximo partido, conduce a curvas de coste-calidad por debajo del óptimo.

El sistema de gestión de un almacén NO es la tecnología ni el Software. El software es únicamente el soporte informático que será consecuencia del Proceso que el Responsable de Gestión quiera tener, mientras que la tecnología es sólo un medio para adquirir capacidades y gestionar mejor, en base a los resultados que queramos obtener.

Por tanto, la pieza fundamental en la incorporación de tecnología y software es SU diseño para que funcione de acuerdo a lo que nuestro proceso necesita: los resultados del diseño indicarán por tanto cuál es la tecnología y el soporte informático adecuado.

Si se hace al revés, significa que somos "esclavos" de lo que hemos instalado y eso conduce invariablemente a  restricciones sobre aspectos clave del desempeño (a pesar de haber hecho la inversión) y a la sub-utilización de lo adquirido  y/o no disponibilidad de ciertas características clave que sí necesitamos.

Esto es, podríamos concluir que la tecnología necesaria y el soporte informático que necesitemos han de venir dados en base a nuestras necesidades y no a la inversa, de forma que podamos encontrar la mejor manera de alcanzar nuestra Visión Estratégica.

Compartir en Facebook | Compartir en Twitter